SOCIALES

Información social, calidad de vida

ECONÓMICAS

Cifras económicas, construcción, empleo

TERRITORIAL

División política, infraestructura

GOBERNANZA

Geopolítica, elecciones

SIGDEHU

Sistema Información Geográfica

El debate está en la ‘mesa’. Mientras que la USO, reveló que en el Huila hay unos siete municipios que pueden estar proyectados dentro de unos bloques especiales para hacer el fracking. Ecopetrol proyecta que con fracking crecería la extracción de crudo en 500.000 barriles día. Para ACIEM, el nuevo desarrollo petrolero puede hacerse de manera responsable y la Asociación Colombiana del Petróleo, ACP, asegura que el fracking aumentaría la autosuficiencia energética y los ingresos fiscales del país.

El debate por la implementación del fracking en los departamentos petroleros, incluido el Huila, está en la ‘mesa’ y se empieza a ‘calentar’.  En la región hay unos siete municipios que pueden estar proyectados dentro de unos bloques especiales para hacer el fracking, reveló la Unión Sindical Obrera (USO-Huila).

“Lo que pasa es tenemos que estar a la expectativa, no nos estamos oponiendo al desarrollo, ni al empleo. Lo que pasa es que nosotros estamos pensando en las nuevas generaciones, porque no podemos cambiar plata y petróleo por agua. Esa es la responsabilidad que deben tener los entes gubernamentales, los que manejan las decisiones”, argumentó, el Fiscal Nacional de la Unión Sindical Obrera, USO, José Marín Moreno Villareal.

Y del otro lado están quienes defienden el desarrollo de esta actividad, no solo porque traería beneficios económicos para el país, sino que garantizaría el autoabastecimiento de crudo e incrementar el remanente de reservas.

La controversia, según expertos ambientalistas, se centra en que dicha actividad podría contaminar las aguas subterráneas con materiales radioactivos, reducir el caudal de los principales afluentes de los que se abastecen las comunidades locales, aumentar la sismicidad inducida, ocasionar problemas a la salud e incrementar la deforestación.

Entretanto, Ecopetrol proyecta que con el fracking crecería la extracción de crudo en 500.000 barriles día. Para ACIEM, el nuevo desarrollo petrolero puede hacerse de manera responsable y la Asociación Colombiana del Petróleo, ACP,  asegura que el fracking aumentaría la autosuficiencia energética y los ingresos fiscales del país.

 

¿Qué es Fracking?

A diferencia de los yacimientos convencionales, con el fracking se intenta romper la roca madre de la tierra, a kilómetros de profundidad, para luego inyectarle a gran presión millones de litros de agua mezclada con químicos y arena, para así extraer el petróleo o el gas que almacena.

El Fiscal Nacional de la Unión Sindical Obrera, USO, José Marín Moreno Villareal, explicó que Fracking es el fracturamiento de reservas no convencionales, es decir que a una tercera o cuarta instancia de la recuperación de un crudo, que ya es imposible poderlo extraer de manera primaria, en la exploración primaria.

“El Fracking por su misma contextura y amarrado que está en las rocas muy profundas, requiere de unas tecnologías muy avanzadas e indiscutiblemente con muchas consecuencias que puede tener. Hoy hay algunas tecnologías que aseguran procesos, es decir que va bien amarrado, embotellado, segmentando, para perforarlo, pero ahora el fracking lo quieren hacer de forma horizontal donde pueden perforar 5, 10 o 15 pozos en un mismo pozo que se perfora verticalmente. Y en la superficie se colocan una serie de equipos que van a jalar todo esa producción”, explicó el experto sindicalista.

Agregó que “es una fracturación que se hace con mucha presión, se utilizan más de 10 mil libras de presión, donde se usa unos químicos, unos polímeros muy tóxicos; así como una gran cantidad de agua. Un pozo de tres kilómetros puede tener 400 toneladas de arena especial que se está importando del Brasil, del Japón o de la China. Y unos grandes volúmenes de agua dulce que se utilizan para mezclarla, se hace un componente que va a ser la carga de fluido que va a llevar la tubería para llegar en determinado choque y hacer las exploraciones de manera vertical”, explicó.

Petróleo sí, pero no así

José Marín Moreno Villareal, dijo que “Nosotros le hemos dicho a Ecopetrol que si bien los estadistas nos dicen que hay reservas para 5.7 años de petróleo y que tenemos 10 años de gas, pues sí el país necesita para el desarrollo de eso. Pero que nosotros como sindicato le estamos pidiendo al Gobierno Nacional y se lo oficializamos a la Ministra de Minas en Bogotá y al presidente de Ecopetrol, Bayón, que la posición de la USO es la moratoria del inicio de la exploración de crudo, entendiendo que es una necesidad para el país”.

Agregó que “tenemos muchas experiencias con la explotación primaria y ahora con estas explotaciones bastante delicadas y fuertes, podemos tener unas consecuencias gravísimas a futuro. Máxime cuando vamos a totear unas rocas y no sabemos a dónde pueden conducir unos fluidos, el mismo gas y si podemos recuperar todo ese fluido”.

“Necesitamos una moratoria, es lo primero. También intercambio de conocimientos en el tema, con históricos internacionales, ya que no es un secreto que hay países que han frenado la exploración fracking porque ha sido lesiva”.

Sostuvo que “no se están mirando las concesiones, podemos tener riesgo con los páramos, los acuíferos, con los nacimientos de ríos, se puede perder el sentido del recorrido de una quebrada o un rio porque vamos a totear una roca donde no sabemos qué dirección va a coger el afluente subterráneo. Se pueden contaminar aguas limpias de quebradas, eso nos preocupa”.

 

Socialización del impacto del Fracking

Moreno Villareal anotó que “deben realizarse unos foros municipales, departamentales, para que los técnicos especialistas, geo mecánicos, geólogos,  vengan a los departamentos acá donde van a tener esos proyectos y le explique técnicamente a las comunidades, porque las mismas pueden estar diciendo que no al fracking porque desconocen bastante el tema”.

 “Las regalías no han llegado a las comunidades donde hay explotación petrolera y eso ha generado resistencia a temas como el mismo fracking. La posición de la USO es una moratoria mientras no haya hecho la socialización del tema y que se inviertan recursos reales de regalías en las comunidades”.  

Y el requerimiento también es, señaló, buscar alternativas de energías limpias, porque el mundo no está llevando hacia allá y el petróleo algún día se acabará para siempre.

“No es que estemos cerrados, sino que en este momento no nos convence la tecnología de fracking, para garantizar un respeto por el medio ambiente. Nosotros queremos petróleo sí, pero no así”, puntualizó el Fiscal Nacional de la Unión Sindical Obrera, USO, José Marín Moreno Villareal.

 

“Estamos de acuerdo con el Fracking”

Sobre este álgido tema sostuvo, Luz Mila Moyano Vargas, Directora Ejecutiva de Fendipetróleo Huila y Caquetá, que hay de todas maneras expectativas en Colombia, “que va a pasar con el nuevo Gobierno, nos preocupa el Fracking.  En campaña política escuchamos al presidente muy claro que no estaba de acuerdo con el fracking, pero tan pronto nombró a la nueva ministra de Minas y Energía, ella dijo que estaba de acuerdo con el fracking. La Ministra viene de Ecopetrol y claramente su mentalidad es esa”.

“Si no estamos de acuerdo con el fracking entonces tendremos que importar producto a Colombia, importar gasolina y el diésel, en este producto se está importando en gran mayoría y cada vez que el dólar se nos incrementa el precio del diésel sube, esa es una de las razones que nos tiene preocupados”, señaló.

Por último indicó que “si se ejecuta el fracking la economía se va a reactivar y la pregunta es si bajará o no el galón de gasolina en Colombia”.

“Nosotros decimos que el fracking debe ser muy mesurado porque algo que es muy cierto es que las reservar de petróleo que quedan son mínimas, quedan yacimientos a unas profundidades muy altas y la única manera de poderlas extraer es mediante fracking”.

Por último, Luz Mila Moyano Vargas, Directora Ejecutiva de Fendipetróleo Huila y Caquetá, que la única preocupación es el problema del medio ambiente, “que va a pasar con el agua, lo que estamos consumiendo los seres humanos en estas zonas de exploración petrolera”, puntualizó.

Aumento de producción  

Para el vicepresidente de Desarrollo y Producción de Ecopetrol, Héctor Manosalva,  el desarrollo de esta actividad (fracking) garantiza el abastecimiento de hidrocarburos en el país. Al crecer los niveles de producción aumentan las reservas. Así se asegura la sostenibilidad energética y desaparece la incertidumbre con respecto a las reservas.

En primer lugar, se tendría un volumen de producción adicional que se incrementaría en 500.000 barriles diarios. Este generaría un aumento en las regalías a los municipios y departamentos en poco más de US$1.000 millones por año.

De la misma forma se incorporarían a las reservas entre 2.400 millones y 7.000 millones de barriles. Esto significaría de cuatro a cinco veces más las reservas actuales de crudo que existen en el país. El horizonte se ampliaría en seguridad de abastecimiento más allá de los 10 años.

Para tener una producción de 500.000 barriles por día y nivel de regalías señalado, se crearían poco más de 124.000 empleos, entre directos e indirectos. Hasta el momento en Estados Unidos se han generado más de un millón de empleos gracias al desarrollo de estos yacimientos con el fracking.

Puntualizó,  que es estratégico el desarrollo para la operación en los Yacimientos no Convencionales (YNC ) en el valle medio e inferior del Magdalena porque en el centro del país converge toda la infraestructura petrolera, desde los campos de producción, y el sistema de transporte hacia los puertos de exportación, lo que representaría un ahorro importante en costos.

 

Fracking responsable

A su turno, el presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros (Aciem Cundinamarca), Ismael Enrique Arenas,  dijo que el país tiene 23 cuencas sedimentarias con capacidad para acumular hidrocarburos con un potencial estimado que podría llegar hasta los 600.000 millones de barriles en aceite original.

“El fracking puede hacerse de una manera responsable con el medio ambiente y con las comunidades y advirtió que hay una gran polarización entre los defensores de este tipo de exploración petrolera y las que están en contra de esta actividad. “Necesitamos un gran acuerdo, ir a las regiones, discutir en un diálogo constructivo para llegar a acuerdos de cómo se pueden desarrollar estas actividades”, anotó.

Dijo que el país tiene que reconocer que los Yacimientos no Convencionales (YNC) tienen un gran potencial en Colombia y lo que requiere el país son nuevas reservas. “Sí tenemos un potencial y necesitamos nuevas reservas (petroleras) realmente es algo que no podemos dejar pasar. Creo que el país cometería un grave error si se declara una moratoria y se prohíbe la actividad”, concluyó Arenas.

 

Autosuficiencia energética

Finalmente, Francisco José Lloreda, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), aseguró que las reservas probadas de crudo alcanzan para un poco más de cinco años, mientras que las de gas llegan a 10. Explicó cómo el fracking aumentaría la autosuficiencia energética y los ingresos fiscales.

Hay profundos mitos. “Uno tiene que ver con afectar los acuíferos, que son los ríos de agua dulce que hay a cerca de 100 metros bajo tierra. La respuesta es no, porque el proceso de perforación y producción de hidrocarburos en el caso del fracking es exactamente igual en la etapa en la que cruza los acuíferos a si es un pozo convencional. También hay una inquietud sobre el volumen de agua que se utiliza para fracturar esa roca y liberar el hidrocarburo”.

“En la fase exploratoria, en la que fracturaríamos 12 pozos, requeriríamos el volumen de agua que consume un campo de golf al año. Es mucha agua, pero cuando uno fractura un pozo, el grueso de esa agua se vuelve a utilizar en el siguiente. Una tercera preocupación tiene que ver con si genera sismicidad. Como estamos hablando de un fracturamiento de roca a más o menos 3.000 metros, allá abajo sí genera una sismicidad que es imperceptible al ser humano. En el caso de Colombia, la regulación establece que no se puede desarrollar esta tecnología en más o menos tres kilómetros a la redonda de fallas geológicas”, puntualizó, Francisco José Lloreda, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP).

 

Los ambientalistas

La controversia, según expertos ambientalistas, se centra en que dicha actividad podría contaminar las aguas subterráneas con materiales radioactivos, reducir el caudal de los principales afluentes de los que se abastecen las comunidades locales, aumentar la sismicidad inducida, ocasionar problemas a la salud e incrementar la deforestación.

Así entonces estos son algunos de los argumentos esgrimidos por un grupo importante de ambientalistas entorno al tema:

 1. La posibilidad de adelantar la explotación de hidrocarburos no convencionales (dentro de los cuales se cuenta el fracking) fue establecida por el Gobierno Nacional en virtud de la expedición del Decreto 2041 del 2014, conocido como el de las ‘licencias ambientales exprés’, el cual dispuso que en los campos de explotación de hidrocarburos convencionales se podría adelantar la explotación de combustibles no convencionales con la modificación de la licencia ambiental.

En otras palabras: no se requiere obtener una licencia ambiental si ya existe un campo en explotación, sin importar que se trate de técnicas e impactos diferentes.

 2. Por otra parte, es evidente que el fracking es una técnica cuestionada en el planeta, que afecta las aguas (superficiales y subterráneas), suelo y subsuelo, biodiversidad, paisaje, e induce la generación de sismos (por la reinyección de aguas), de manera que su posible desarrollo en el país con mayor diversidad biológica por kilómetro cuadrado del planeta y con una amplia riqueza hídrica amerita consideraciones especiales, en las que el principio de precaución brilla con luz propia.

En casi todos los tratados internacionales sobre medioambiente aprobados y ratificados por Colombia, se establece que ante la ausencia de certeza científica frente a la posible ocurrencia de un daño por el desarrollo de una actividad determinada, la decisión del Estado debe estar encaminada hacia la protección del ambiente, lo que entre otras cosas se traduce en la prohibición o no autorización de la actividad.

 3. Otro aspecto importante y necesario frente al posible desarrollo del fracking en Colombia es la necesidad de que el proceso de adopción de los Términos de Referencia, haya sido consultado de manera activa y eficaz con los colombianos, proceso que no se ha realizado y que haría inválida cualquier decisión al respecto, por cuanto la participación es un derecho fundamental, en particular frente a las decisiones que puedan afectar a las comunidades.

 

Por: Diario del Huila – 13 de Octubre de 2018

¿Qué tipo de información le gustaría encontrar en SIR Huila?
423368
Hoy
Este mes
Total
1681
23241
423368

2019-11-20 13:32